martes, 26 de noviembre de 2013

Historias de marca para no olvidar

Imagen de Branding drops, 30. Sección: El valor de la marca


Tal como explicábamos en el drop anterior, las marcas deben prestar atención a todos los puntos de contacto de la marca con sus públicos objetivo, y no sólo a sus anuncios publicitarios, ya que cada uno de ellos representa una oportunidad para dar un pequeño o gran paso en el proceso de posicionamiento y construcción de imagen. No es una exageración decir que cada detalle cuenta

Pero, por otra parte, las marcas trabajan en mercados saturados en los que captar la atención del público resulta realmente difícil, máxime cuando la oferta de contenidos de todo tipo no para de crecer en unos medios cada vez más fragmentados e interactivos. Dicho en otros términos, no resulta sencillo atraer al público seleccionado con el fin de generar contactos que permitan construir marca. La conclusión es evidente: es necesario crear contenidos de marca (Brand content) lo suficientemente interesantes como para que sean los usuarios los que se acerque al contenido y no a la inversa. Eso sí, siendo conscientes de que no se trata de entretener o divertir a una determinada audiencia, sin más, sino que además el contenido creado debe permitir de alguna manera "contar una historia" que contribuya a la proyección de la identidad de la marca.

Imagen referente al Brand Content, crear contenidos de marca lo suficientemente interesantes como para que sean los usuarios los que se acerque al contenido y no a la inversa.


Este planteamiento se basa en la idea de que las buenas historias fascinan a las personas, se recuerdan mejor que otro tipo de mensajes y existe una mayor probabilidad de compartirlas con otras personas. El Brand content, por tanto, constituye un buen enfoque para atraer a los públicos objetivo y generar experiencias que contribuyan positivamente a la correcta implementación de la identidad de la marca. 

Su éxito depende, en buena medida, en la capacidad de la marca para comprender el "universo" particular de su público y, a partir de él, contar historias atractivas que van más allá de la oferta de la misma. Partiendo de lo explicado en el drop 30, se trataría de crear algún tipo de contenido (una película, un libro, un concierto, o formatos más sencillos) desde el territorio de la marca, pero sin ninguna "intromisión molesta" de la misma. 

Red Bull, por ejemplo, consiguió atraer magistralmente la atención de su público objetivo y reforzar su posicionamiento con su participación en el "Red Bull Stratos Project".


Por otro lado, y gracias a las nuevas tecnologías de la información, la creación de contenidos proporciona también a las marcas la posibilidad de conectar e interactuar con unos consumidores que demandan un mayor protagonismo en todos los sentidos. Se trataría, en definitiva, de invitar a los clientes a participar en la construcción de historias, contribuyendo así a que la marca sea percibida como algo propio. Nutrexpa, por ejemplo, se ha adentrado en este ámbito con su conocida marca "Cola Cao" y su concurso de Jóvenes Talentos.


Esto conecta con la idea de que las marcas han dejado de ser propiedad exclusiva de la empresas para ser "co-creadadas" por los clientes. Una idea que cobra cada vez más fuerza y que supone romper definitivamente con la visión de la identidad de la marca como una serie de significados inamovibles controlados exclusivamente por la empresa. Al fin y al cabo, la razón de ser de la marca, su principio y su fin son precisamente los clientes.



9 comentarios:

  1. Implicar al cliente en esa co-creación que comentas significa también conseguir que haga la marca un poco suya, lo cual a su vez afianza su fidelidad. Creo que, en el actual contexto del marketing y la comunicación, la dirección que propones es la más acertada. Un gran post. ¡Comparto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata Marta, de implicar al máximo al cliente, con el fin de conseguir una conexión psicológica o emocional, que es la base de la auténtica fidelidad. Cuando eso ocurre se produce una especie de simbiosis entre la marca y el cliente. Ese es el auténtico "momento mágico" del Branding.

      ¡Muchas gracias por venir, darnos tu opinión, y compartir; siempre un placer contar contigo!

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo, es mas desde mi perspectiva te guardas algo importante. El diseño, el estilismo, que tu manejas de forma exquisita. Gracias por tu post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los entornos visuales, atractivos, seductores y coherentes con el territorio de la marca contribuyen positivamente al Brand Content. Nos entusiasma que te gusten los diseños que dan vida a las historias de marca que contamos en nuestras Branding Drops.

      ¡Muchas gracias Alicia, encantados de tenerte entre nosotros; feliz noche!

      Eliminar
  3. Buenas noches. Totalmente de acuerdo con integrar al cliente en el desarrollo de servicios/clientes. ¡Enhorabuena por el post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El eje del branding son las necesidades del clientes, de ahí nace. Si olvidamos esto corremos el riesgo de perder la orientación al mercado, que es lo único que en realidad garantiza nuestra supervivencia.

      ¡Muchas gracias Aritz por venir y participar con tu opinión, que tengas un buen día!

      Eliminar
  4. Voy a quedarme hoy con esta frase "es necesario crear contenidos de marca (Brand content) lo suficientemente interesantes como para que sean los usuarios los que se acerque al contenido y no a la inversa"

    Si nos fijamos en las estrategias de contenido que se aplican generalmente, gritan por captar la atención del usuario, porque están centradas en el producto.

    Yo creo que las verdaderas estrategias de contenido de marca, son aquellas que llegan hasta donde están los intereses de los usuarios y se conectan con ellos alli.

    Comparto nuevamente, y como siempre, con gusto :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Brand Content de calidad debe estar centrado en el cliente y la identidad de la marca. Nos gusta el modo en el que lo expresas Joel, porque no es necesario "gritar" para captar la atención de nuestro público objetivo y atraerlo hacia nuestros contenidos cuando éstos están adecuadamente enfocados. La excesiva orientación al producto y la falta de orientación a los clientes lleva a hacer un "ruido molesto" (y sin lugar a dudas contraproducente y alejado del espíritu del Brand content).

      ¡Muchas gracias por aportar y compartir Joel,

      Eliminar
    2. Pues será entonces por eso que se escucha tanta bulla allá afuera, ¿no?

      Eliminar